JAVIER BLAIR – CRÓNICA DE UN GUERRERO

Javier Blair cronica de un guerrero mmarts
Compartir

Las Artes Marciales Mixtas (MMA por su siglas en inglés) son un deporte que ha tenido un gran crecimiento en Colombia. En muchos barrios y localidades de la inmensa Bogotá, hay escuelas y gimnasios forjando deportistas y guerreros. Ellos lo dejan todo en el ring o en el octágono, pelean con vehemencia y valentía para obtener la gloria; y también para entretenernos con una buena batalla de quince o veinticinco minutos.

‘BLAIR’

Javier Reyes se levanta todos los días con una meta: ser el mejor de Colombia para después poder irse a las grandes ligas. Su preparación comenzó hace varios meses. La pelea pactada con Jhon ‘Ronin’ Bedoya fue en 68 kg, pero Reyes, también conocido como Javier ‘Blair’, actualmente pesa 74 kg, por lo que su entrenamiento está destinado a cortar peso y a practicar el plan de pelea. Cesar Moreno, su profesor y un veterano de las MMA, lo ha venido acompañando con dicho plan.

 

La vida de un peleador está llena de grandes retos y disciplina, pero el esfuerzo más grande llega las semanas antes del pesaje. En las MMA los peleadores tienden a competir en categorías más livianas, esto con el fin de obtener cierta ventaja al momento de enfrentar a su rival. Se requiere de un gran esfuerzo y, en muchos casos, sufrimiento; bajar tanto peso en unas pocas semanas con dieta y deshidratación no es algo placentero.

Javier comienza su etapa de deshidratación unos días antes de la pelea, tiene que bajar unos cuantos kilos de liquidos para el pesaje.

A tan solo una semana de la pelea, ‘Blair’ ha comenzado su etapa de deshidratación, tiene puestas unas bolsas, un saco de lana y su Gi (Kimono o traje usado en Jiu-Jitsu), que lo hace sudar. Aún está 4 kilos por encima del peso y difícilmente los podrá bajar a una semana de la pelea con la dieta que lleva: una lata de atún y dos huevos duros al día. Mientras sus compañeros hacen un poco de Jiu-Jitsu, él está haciendo ejercicios para deshidratarse. Apenas toma sorbos de agua para hidratar la boca, no puede tomar nada de líquido.

Debido a su contextura y metabolismo, estos ejercicios difícilmente lo hacen sudar, por lo que el entrenador César lo pone a luchar, primero, con otros alumnos y, luego, con un profesor cinturón negro de Brazilian Jiu Jitsu que está invitado en la academia. Después de unos cuatro combates, Javier le dice a Cesar: “Ahora si me siento mareado”. ‘Blair’ se quita el Gi y su profesor le revisa su ritmo cardíaco. Está bien, solo es cuestión de descansar un poco. Después, a ponerse las vendas y los guantes, hay que hacer un poco de boxeo para rematar el día.

Javier hace un poco de Jiu-jitsu y Boxeo para sudar, en los intervalos su entrenador mide su ritmo cardiaco constantemente.

Por fortuna para Javier, el lunes es su último día de entrenamiento. De martes a viernes podrá descansar en su casa tomando cantidades mínimas de líquido, siguiendo la dieta y yendo de una o dos horas al sauna durante los días restantes. “Eso no es lo que me da más duro, el sauna es estresante, pero llegar a su casa, ver la comida y no cogerla, sentir hambre y no comer por miedo a no dar el peso, eso es horrible”, cuenta ‘Blair’.

Es viernes, día del pesaje. La primera gran prueba del peleador es llegar a lo pactado. “Yo lo único que les pido es que den el peso, eso es lo más importante, el resto ya se mira cuando se monten al octágono”, dice Héctor Castro, empresario organizador del evento antes de empezar el pesaje con los peleadores Ese instante antes de subir a la báscula es el de más tensión, a pesar de que los luchadores han ido monitoreando el peso, siempre hay nervios de no darlo. En ese caso, el pelador tiene dos horas para llegar a lo pactado, si no lo hace, perderá el 30% de su pago o su contrincante puede retirarse y no aceptar la pelea. Son las 4:30 de la tarde, Javier se sube a la báscula y da 200 gramos por debajo del peso, ‘Ronin’ Bedoya, su contrincante, da 68 kilogramos exactos. ¡Hay pelea!

Dia de Guerra

Es sábado, ha llegado el día. Javier está en el evento desde las 7pm, va a ver unas peleas y, faltando cuatro encuentros para el suyo, comienza el calentamiento.

Día del pesaje, cara a cara con Bedoya. Después comienza la preparación el día del evento, horas antes de que empieza la pelea.

JAVIER BLAIR MMARTS ENTRENAMIENTO
Imágenes por: Fabio Huérfano

Son las 11:40 de la noche, ya han pasado 10 de las 14 peleas, el profe César le ayuda a Javier a ponerse las vendas y los guantes, luego empiezan a hacer estiramientos y golpeo de manoplas para calentar. Mientras ‘el coach’ habla, él escucha y no dice mucho, hace gritos, camina de lado a lado, está a solo dos peleas de salir, se puede ver la presión su rostro. Se coloca su máscara y empieza a liberar tensión golpeando las manoplas y haciendo movimientos fuertes.

Por el micrófono anuncian que se viene la pelea coestelar, uno de los encargados grita “Javier, ¿listo?”, ‘Blair’ hace un grito, se baja la máscara y se ubica bajo la puerta de los camerinos, César le da golpes en la espalda y le dice “esto es tuyo Javier, tú puedes”. Bedoya sale primero. Minutos después se escucha la voz del presentador diciendo: “Con ustedes, uno de los más grandes peleadores de MMA en Colombia, Javieeerr Blairrr”. El público grita su nombre, “Blair, Blair, Blair”. Se escuchan gritos por todo el lugar. Javier baja las escaleras en medio de la multitud que lo aclama, llega al octágono, pasa la revisión del primer juez y sube al escenario.

La pelea empieza, Bedoya lanza unas patadas, Blair responde con un gancho, se van contra la reja. Se sueltan, Javier da unos rodillazos mientras están abrazados contra la reja. Se separan nuevamente, Bedoya lanza una patada, Javier la esquiva he intenta derribarlo bajando a taclear sus dos piernas. Al intentarlo, su cuello queda dentro de los brazos de su contrincante en una ‘guillotina’, la llave preferida por Bedoya. Van al piso y ‘Blair’ tiene la ‘guillotina’ encajada. Ronin queda con la espalda en el piso. Javier lucha por liberarse, pero de un momento a otro deja de moverse. Segundos después, el árbitro se acerca a Javier y le levanta el brazo para ver si está desmayado, el brazo cae sin resistencia y el juez para la pelea.

Apagaron a ‘Blair’ en el primer round, el esfuerzo de la semana y el campamento terminó aquí, está desmayado, los guerreros no siempre ganan todas sus batallas. Arriba Javier, usted es un grande.

¿Quieres ver cómo fue la preparación y la pelea de Javier? Mira este video donde se resume toda la historia.

 

Déjanos tu Like y síguenos:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Show Buttons
Hide Buttons
Facebook
Facebook
Instagram